Mi historia

En 2013 perdí a mi padre tras una larga enfermedad.

Fue como un puñetazo en la cara.

Tenía un buen trabajo y ganaba una buena cantidad de dinero, pero no era feliz, ni me sentía realizado.

Me dije a mí mismo: “Nunca es demasiado tarde para renacer”.

Así que desde este momento empecé un largo viaje de profundos cambios, porque quería más en la vida.

Fue difícil y con muchos pasos atrás y caídas.

Sentí que no tenía las herramientas adecuadas. 

Entonces conocí el Core Energy™ Coaching, me cambió profundamente y me prometí a mí mismo ayudar a las personas en transición (como yo), a superar sus desafíos rápidamente y recorrer este camino hacia su completo éxito.

Nací en un pequeño pueblo del sur de Italia.

El cambio ha sido una constante en mi vida.

A los 18 años me fui de casa y desde ese momento mi vida ha cambiado muchas veces.

He pasado el resto de mi vida en dos países diferentes, he vivido en cinco ciudades distintas, he trabajado en el sector corporativo y como consultor, startupper o ejecutivo.

Durante un par de años fui el Jefe de Comunicación de una gran marca de automóviles y luego me mudé a Madrid para seguir el sueño de vivir en España.  

Nunca ha sido fácil.

Soy perfectamente consciente de los miedos, las preocupaciones y las ansiedades, que un cambio puede provocar porque lo he vivido en mi propia piel.

Pero el cambio no es una obligación. Es una elección.

Ahí es dónde puedo ayudarte.

La Generación X es una de las primeras que tiene que lidiar con la incertidumbre, la volatilidad y la ambigüedad como nunca antes.

Nuestras familias nos enseñaron a estudiar, a buscar un trabajo, a especializarnos en algún campo profesional y luego jubilarnos a los 65 años con una gran cantidad de dinero para comprar una casa en la playa.

Pero las cosas han cambiado.

Hemos trabajado a menudo en ambientes competitivos que han quemado nuestras vidas y relaciones; tal vez hemos tenido una carrera que ya no amamos o hemos estado trabajando en el mismo lugar desde hace décadas.

No sabemos cuál será el futuro o si nuestra carrera se ve amenazada o está cerca de un final prematuro (y estamos perdiendo la tranquilidad…).

O puede que lleguemos a la edad de 38, 47 o 55 años y sentirnos que nos hemos perdido algo.

Así que nos preguntamos: ¿Qué quiero hacer con el tiempo que me queda a nivel profesional y personal? ¿Cuál es el siguiente paso?

¿Te gustaría empezar este camino e invertir en ti mismo?

Es increíble lo que puede suceder cuando dejas de conducir con el freno de emergencia puesto.

(Visited 67 times, 1 visits today)